viernes, 9 de noviembre de 2012

Perdóname Amaia


  Y mañana miraremos para otro lado, es lo que hacemos los cobardes, los cómplices. Esta vez ha sido el suicidio desesperado de Amaia Egaña. Vendrán más, por desgracia, y todos lo sabemos, y volveremos a girar la cabeza, volveremos a ser cómplices por inacción. Cuatro carteles, algunas frases en las redes sociales, y el dedito rápido para pegarle al “megusta”. Seguiremos asistiendo, impasibles, ante la estafa a la que cuatro desgraciados nos están sometiendo, incluso más de uno ya estará intentando localizar el piso de Amaia para ver si con la “mala prensa” baja de precio. Con nuestra actitud, más bien con la ausencia de ella, entre todos hemos acabado con la vida de una persona, yo el primero, tú que estás leyendo esto, y aquél al que parece importarle todo un carajo porque, dice él, ya nada tiene que perder, la dignidad no cotiza en bolsa.
  Con nuestro cobarde comportamiento seguiremos manteniendo saldo en nuestras cuentas bancarias, seguiremos pagando los recibos a través de ellas. Como si no fuera con nosotros, pasearemos delante de las lujosas oficinas financieras, admirando el mármol de sus suelos o el vistoso mobiliario, aprovechando el brillo de sus enormes cristaleras para mirarnos la raya del pantalón. Ya de noche, utilizaremos la luz de sus llamativos letreros publicitarios para hacer un botellón.
Procuraremos esconder nuestra cabeza entre las páginas de esas revistas llenas de fotos a todo color, admirando las lujosas mansiones en donde sabemos que viven banqueros y familiares, políticos y camaradas; casas, todas ellas, con número, calle, y municipio.
  Y nos llevaremos las manos a la cabeza, mientras contemplamos en la tele cómo la pasta del rescate, esa que los políticos van a repartir entre sus amiguetes los banqueros, y que vamos a terminar pagando todos, muchos con su sangre, continúa terminando en esas casas, esas oficinas, esos luminosos…, que seguirán en su sitio porque nosotros, cobardes, y yo me apunto el primero, lo hemos permitido.
Perdóname Amaia, pero no he tenido cojones para evitar que te tiraras por ese maldito balcón.

Oscar da Cunha
9 de Noviembre de 2012