viernes, 15 de noviembre de 2013

Y LO DEMÁS… ME SOBRA

Quienes me conocéis, mis cuatro amigos, ya sabéis de mis extrañas costumbres. Una de ellas… no consigo conciliar el sueño sin antes pasear, recorriendo entre recogimiento y silencio, el camino que conduce a mi casa; es un camino tranquilo, despoblado y solitario en el que me gusta acompañarme del brillo de las estrellas y meditar con mi sombra que, gracias a la luz de la luna, suele ser mi única compañera. Pero… este clima Cantábrico, ya pasado el verano, acostumbra a apagar el cielo con ese manto de brumas y nubes que tiene la rutina de acercarse desde el mar.
La otra noche no fue sino una más de las que, en plena oscuridad, me vi obligado a medir cada uno de mis pasos. La tormenta que se avecinaba y la ausencia de farolas —una de las ventajas de vivir en tierra de nadie—, consiguieron que mi única compañera fuese Morgana, esa lechuza —a menudo dudo de que sea la misma— que me ronda cuando las agujas del reloj ya han agotado su paseo por la esfera del reloj de la iglesia de abajo, y entonces las vi bailando a mi alrededor.
Eran dos. Sí, dos. ¡Que estupidez! No se pueden tener dos sombras cuando ni siquiera hay luz suficiente para conseguir una. Bailaban a mi alrededor, no en torno a mí, sino a mi alrededor; parece lo mismo pero… si lo hubieseis visto, lo comprenderíais, es uno de esos pequeños matices que no resultan fáciles de explicar con palabras. Como la serenidad de un instante o la fragilidad de un éxtasis, cada uno tiene la oportunidad de disfrutarlo en su intimidad y… sacarlo fuera, compartirlo… quizá ni sea conveniente.
Pasada la medianoche y aún fumando —lo que venden en los estancos, que enseguida os da por pensar de más—. Oscarín, o te agarras los machos o sales corriendo; las tienes largas —hablo de las agallas— y esta es la ocasión.
Pregunté.
—No sólo el cuerpo tiene sombra —me contestó una.
—Del alma también hay contorno —le acompañó la otra.
—¡Ya estamos! —me dije—. Esta es nueva, yo siempre buscando mi alma y ahora me sale doble, tengo que dejar de leer: “Fumar perjudica gravemente su salud”. Si lo pone en todas las cajetillas…
—Mira bien —saltaron al unísono—. ¡No! ¡Mejor mira dentro!
—¿De las cajetillas? —pregunté.
—¡De ti! —me contestaron.
Miré.
—¿Aún no nos reconoces? ¿Todavía sigues sin valorar lo que conservas? —Fue un eco que sonó dentro de mi cabeza, ya sabéis, como cuando piensas y te da por estar en Babia.
—Yo soy la sombra de tus sueños —dijo una.
—Y yo la de tus ilusiones —le sonrió la otra—. Pese a la oscuridad seguimos contigo, nunca te hemos abandonado. Eres un tipo con suerte. Pero… no nos desestimes, tal vez algún día nos aburramos de ti.
Miré. Esta vez hacia afuera. Aún con la tormenta encima se me aparecieron todas las estrellas del cielo y la luna en creciente. Dentro de mi cabeza comenzó a sonar una melodía y al volver hacia casa me di cuenta de que éramos tres.
Que la fortuna me conserve mis sombras. Lo demás… me sobra.

         
©Oscar da Cunha
15 de Noviembre de 2013